Noticias

16/12/2016 |

CADIEEL

Pymes tecnológicas no quieren más pasos atrás

En una carta los ministros Bullrich y Cabrera, los fabricantes pusieron de relieve su “profunda preocupación” ante un plan que “prevé una compra global de 750.000 computadoras educativas” a las que se les exigirá una integración nacional “sensiblemente menor al excluir, entre otras partes de producción nacional, las placas madre, memorias, cargadores, baterías y conductores.”

Las pymes tecnológicas agrupadas en CADIEEL advirtieron que el nuevo plan de compras de computadoras educativas se perfila como “un nuevo retroceso para la industria argentina pues afectará el proceso de integración productiva” y solicitaron ser recibidos por los titulares de las carteras de Educación y Producción, Esteban Bullrich y Francisco Cabrera.

En una carta dirigida a ambos ministros, los fabricantes pusieron de relieve su “profunda preocupación” ante un plan que “prevé una compra global de 750.000 computadoras educativas” a las que se les exigirá una integración nacional “sensiblemente menor al excluir, entre otras partes de producción nacional, las placas madre, memorias, cargadores, baterías y conductores.”

Para CADIEEL esta situación revierte “el proceso de integración productiva iniciado en 2010 que llevó a las Pymes a concretar numerosas inversiones en materia de equipamiento y recursos humanos” y señaló que “sólo entre las cuatro fábricas de cargadores y baterías se realizaron en este período inversiones cercanas al centenar de millones de pesos y se crearon alrededor de 300 empleos de alta calificación técnica”.

En ese sentido, alertó que esos empleos “hoy están en riesgo junto a los miles de puestos de la industria de equipos informáticos amenazados por la apertura indiscriminada de importaciones” derivada de la baja de aranceles y que se estima pone en riesgo un ecosistema productivo de más de 12.000 trabajadores.

Los fabricantes explicaron que el costo de integrar las partes nacionales en los equipos representa “apenas un siete por ciento sobre el costo de la máquina” y detallaron que ese porcentaje incluye salarios, cargas sociales, impuestos locales, costos operativos, amortizaciones y la rentabilidad.

La industria electrónica argentina se ve amenazada no sólo por la anunciada decisión de bajar el arancel del 35% a la importación de computadoras sino que, además, se prevé que se está por habilitar la entrada de equipamiento informático usado una decisión que no sólo pondría en riesgo la continuidad de las pymes fabricantes de equipos informáticos sino que habilita el ingreso de equipos obsoletos en una plaza que tiene industrias que producen a menos de la mitad de su capacidad instalada.

Al respecto, la última encuesta elaborada por CADIEEL reveló que en la comparación de los primeros nueve meses del año con respecto a 2015 el 40% de las empresas del rubro indicó que disminuyó su facturación en un 30% promedio; el 35% achicó la plantilla de personal en un 20% promedio y un 51% de las firmas redujo su producción.

Las noticias reproducidas aquí no representan necesariamente la opinión de CADIEEL. Se trata de un servicio que releva, reproduce y difunde las noticias más relevantes referidas a la actividad económica y el ámbito industrial.