Noticias

08/11/2016 |

CADIEEL

Una mala señal para las Pymes tecnológicas

Con la rebaja de aranceles hay líneas enteras de producción que desaparecerán y se ponen en riesgo miles de empleos. La rebaja en el precio al público no llegará al 50% previsto por Comercio. A lo sumo podrán bajar un 20% pues hay costos financieros, impositivos, de logística y comercialización que no se modificarán.

El titular de CADIEEL, Ing. Jorge Luis Cavanna, consideró hoy que la baja de aranceles de importación para equipos informáticos suma otra “mala señal” para las pequeñas y medianas industrias argentinas y alertó que se ponen en riesgo más de “cinco mil puestos de la cadena de valor del sector porque muchas líneas de producción van a desaparecer”.

El dirigente industrial adelantó que la rebaja en el precio al público no llegará al 50% previsto por la Secretaría de Comercio y sostuvo que podrán bajar “a lo sumo un 20%” pues hay “costos financieros, impositivos, de logística y comercialización que no se modificarán”.

Cavanna ejemplificó que en la cadena de comercialización argentina el promedio de utilidad por cada computadora es de un “50 por ciento” y lo contrastó con Chile donde ese promedio “cae a la mitad”. También señaló que “traer un contenedor desde China cuesta menos que despachar un camión a Salta” por lo que pidió que “oficialismo y oposición” comiencen a trabajar en esos temas con “visión de futuro” para dar previsibilidad y “alentar las inversiones que generarán empleo”.

"Compartimos que el Estado es responsable de los altos costos del capital, laborales, logísticos y de una alta presión fiscal, pero así como sabemos que tiene gran parte del problema creemos, también, que puede tener gran parte de la solución y debe dar señales claras a las Pymes industriales de que está dispuesto a corregir los problemas sistémicos de competitividad que tiene nuestra economía", indicó.

En ese sentido, el presidente de CADIEEL puso de relieve que tanto el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el mismo ministro Cabrera quienes admitieron que la falta de condiciones que favorezcan la competitividad industrial "es responsabilidad del Estado" al asumir que es la administración la que tiene "las herramientas para mejorar y resolver estos problemas".

"En agosto estuvimos reunidos con el ministro de Producción, Francisco Cabrera, las empresas afectadas y la Unión Obrera Metalúrgica y allí se acordó que nos citarían a una mesa de trabajo para desarrollar en forma conjunta propuestas que incrementen la competitividad sectorial para conseguir bajas en los precios de venta que permitan que la gente tenga un mejor acceso a la tecnología sin poner en riesgo fábricas ni empleos. Tardaron 90 días en recibirnos, les llevamos una propuesta y a las 48 horas nos enteramos por los diarios de esta rebaja”, relató Cavanna quien se mostró sorprendido por esta actitud que contrastó con el “buen clima de diálogo de las autoridades”.

Cavanna lamentó la “pérdida de oportunidades de desarrollo para impulsar el desarrollo competitivo de las Pymes” y al respecto citó la falta de respuestas por parte de Cabrera y del titular de Energía, Juan José Aranguren al pedido de CADIEEL para que se convoque a “una mesa de trabajo multisectorial" en la cual se puedan articular mecanismos destinados a favorecer la compra por parte de los adjudicatarios en la primera ronda del Plan RenovAr y de la licitación de generación térmica distribuida de productos y equipos fabricados en la Argentina.

Cavanna señaló que se propuso la convocatoria por parte de ambos ministerios a "una mesa de trabajo multisectorial y federal en la que se reúnan los adjudicatarios, la industria, los sindicatos y el sector público para constituir un ámbito de diálogo en el que podamos ofrecer el producto del trabajo argentino y no dejar pasar esta oportunidad tan importante para nuestro desarrollo competitivo".

Respecto de las energías renovables, aseguró que "el ecosistema de las renovables es una actividad con perspectivas reales de reactivación y capacidad de generación de empleo" y destacó que "por cada MW eólico de potencia instalada con insumos fabricados localmente se pueden generar 20 puestos de trabajo directos y otros 160 indirectos".

Acerca de la licitación de generación térmica distribuida, indicó que "es una gran oportunidad" para la industria, al recalcar que para las pymes argentinas fabricar el equipamiento requerido con "estándares internacionales de calidad insumiría no menos de un millón y medio de horas hombre directas y 4.500.000 indirectas. Es decir, seis millones de horas de trabajo argentino".

"Hoy nueve pymes argentinas participan de una feria de energía en Costa Rica para llevar nuestra oferta tecnológica a Centroamérica y el Caribe adonde ya viajamos en siete ocasiones. Nuestro sector compite y exporta tecnología de alto valor agregado en más de 60 países en los cinco continentes, quisiéramos tener la oportunidad de hacerlo en nuestro propio país", concluyó Cavanna.

Las noticias reproducidas aquí no representan necesariamente la opinión de CADIEEL. Se trata de un servicio que releva, reproduce y difunde las noticias más relevantes referidas a la actividad económica y el ámbito industrial.