Noticias

11/08/2016 |

CADIEEL

Pymes presentan propuesta que permitiría ahorrar cinco mil millones de dólares anuales

Contempla tres ejes: el recambio total del alumbrado público por un sistema led telecomandado que mejorar prestaciones; el de los artefactos de los edificios públicos; y el de las luminarias en los espacios comunes de los edificios de propiedad horizontal y barrios privados. Además, permitiría generar más de 20.000 empleos.

La cámara que representa a las pymes fabricantes de artefactos de iluminación presentó hoy una propuesta que implica un ahorro energético anual equivalente a lo que generará la proyectada central nuclear de Atucha IV que se estima costará alrededor de 5000 mil millones de dólares, una cifra que permitiría construir al menos cien mil viviendas.

“Esta iniciativa de recambio de luminarias por otras inteligentes de tecnología led presenta numerosas ventajas: no sólo generará un importante ahorro del consumo energético con sus consecuencias ambientales sino que, además permitiría generar más de 20.000 empleos de alta calificación y consolidar excedentes exportables”, enumeró el titular de CADIEEL. Ing. Jorge Luis Cavanna.

Este plan contempla tres ejes: el recambio total del alumbrado público por un sistema led telecomandado para mejorar sus prestaciones; el recambio integral de los artefactos de los edificios públicos; y, finalmente, el recambio de luminarias en los espacios comunes de los edificios de propiedad horizontal y barrios privados. Esta última iniciativa –que debería ser tratada en las legislaturas locales- prevé un plazo de adaptación y se implementaría un sistema similar al de ‘Ahora 12’ para facilitar a los consorcios la adquisición de los equipos que reemplacen a los obsoletos.

El proyecto de los industriales argentinos fue presentado en los ministerios de Energía y de Producción y prevé duplicar en un plazo de tres años la producción de luminarias para pasar, en el caso del alumbrado público de fabricar 750 mil artefactos anuales a un millón y medio, y en el de la iluminación interior de 20 millones de unidades a 40 millones lo que según Cavanna “generará un saldo exportable importante”.

El dirigente fabril insistió en que este plan presenta “ventajas geométricas” y explicó que al ser de fabricación argentina no sólo se ahorran 2.000 millones de dólares en divisas, sino que, además, cada artefacto nacional tributa casi el 50 por ciento en aportes e impuestos que vuelven a las arcas públicas, una cifra que es un tercio mayor a la que la que tributa hoy uno importado y especificó que “por cada cien pesos que gana un argentino, 30 van directamente al Estado”.

“Si El estado aplica este plan sin duda se beneficiaran todos los protagonistas por el ahorro de energía que significa, por la generación de recursos genuinos para las arcas públicas, y por el impulso a la innovación tecnológica e internacionalización de nuestras Pymes”, recalcó Cavanna.

Asimismo, Cavanna puso de relieve que el sector luminotécnico argentino conforma un entramado productivo federal integrado por fábricas que emplean a técnicos y profesionales que articulan una cadena de valor en la que participan, además, universidades y entidades científicas y tecnológicas de nivel internacional que investigan, innovan y construyen una industria con estándares internacionales de calidad que actualmente proveen luminarias con un alto grado de exigencia y que es pionera a nivel continental.

“Tampoco es menor el trabajo de investigación e innovación que lleva adelante la luminotecnia argentina. Por ejemplo, hoy nuestras pymes junto con investigadores trabajan en el desarrollo de un sistema de telegestión del alumbrado público; que permitirá el control a distancia y centralizado para optimizar sus prestaciones y que será totalmente abierto. Esto quiere decir que podrá desarrollarse, instalarse y repararse en el país para permitir, también, la incorporación de artefactos de diversas marcas pues esto impulsará una sana competencia que beneficiará a todos. De lo contrario, se corre el riesgo de quedar presos de monopolios que ensamblan en Asia, mientras las fábricas argentinas deben cerrar sus puertas”, precisó.

Al respecto, indicó que la industria argentina ofrece una “fotometría exacta que se adecua a la necesidad de cada geografía donde debe instalarse”, es decir según las condiciones climáticas, sumadas a, por ejemplo, la altura, el ancho de las calles, la ubicación de las luminarias o las características del edificio lo cual mejora “sensiblemente” la eficiencia energética.

Cavanna destacó que la industria nacional “garantiza la provisión de repuestos” durante la vida útil de la luminaria lo cual sumado a su mayor durabilidad y robustez reduce “drásticamente” los costos de mantenimiento y recambio.

Las noticias reproducidas aquí no representan necesariamente la opinión de CADIEEL. Se trata de un servicio que releva, reproduce y difunde las noticias más relevantes referidas a la actividad económica y el ámbito industrial.