Noticias

17/12/2014 |

CADIEEL

Un nuevo desafío: certificar seguridad funcional

CADIEEL fue la sede de un encuentro en el que se lanzó un nuevo desafío: desarrollar en Argentina sistemas con seguridad funcional certificada. Innovar para agregar valor tecnológico articulando Estado, academia y Pymes.

CADIEEL fue la sede del primer encuentro para el desarrollo de sistemas embebidos con seguridad funcional certificada del que participaron representantes de la industria, la academia y de diversos organismos estatales.

Entre los organismos del Estado que concurrieron al evento se encontraban representantes de los ministerios de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Defensa, e Industria: de Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Investigación Aplicada (INVAP), Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Comisión Nacional Reguladora del Transporte (CNRT), Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Fuerza Aérea Argentina, y del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Por parte del sistema académico concurrieron desarrolladores e ingenieros, y representantes de la universidades nacionales de Buenos Aires (UBA), Entre Rios (UNER), La Plata UNLP), Lanús (UNLa), Instituto Balseiro, y de las regionales Haedo y Buenos Aires de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) quienes se sumaron al casi medio centenar de pequeñas y medianas empresas que se dieron cita en el evento.

Este encuentro surgió a raíz de las repercusiones y aceptación que tuvo el proyecto de la Computadora Industrial Abierta Argentina (CIAA) que motivó la inquietud ir un paso más allá y comenzar a desarrollar sistemas embebidos con seguridad funcional certificada para aplicaciones críticas que puedan ser certificados siguiendo los más estrictos estándares mundiales.

Esta aplicaciones son usadas, entre otras, por industrias como petróleo y minería, aviación y aeroespacial, ferrocarriles, defensa, energía nuclear, electromedicina, naval, centrales eléctricas y todo tipo de equipos que requieran extremadamente altos niveles de seguridad certificada.

El Nivel de Integridad de Seguridad SIL – por Safety Integrity Level por su nombre en inglés- se define como un nivel de seguridad que garantiza la inexistencia de fallos en procesos en los que están en juego vidas humanas o bienes y su incorporación en los productos que lo requieren conlleva un importantísimo incremento en su valor agregado, lo que implica un gran salto adelante en la industria.

Para replicar la experiencia de desarrollo colectivo de la CIAA se convocó a todos los interesados en participar de esta iniciativa que no sólo fortalece a la industria electrónica argentina a través de sumar valor agregado para hacerla más competitiva, sino que implica un salto tecnológico cualitativo que le permitió lograr el Premio Sadosky y ganar la edición 2014 de Innovar.

En el evento disertó Guillermo Leanza, ingeniero y Functional Safety Expert certificado por TUV Rheinland de Alemania quien puso de relieve que la Argentina tiene grandes capacidades técnicas que permitirían desarrollar productos con seguridad funcional certificada.

La falta de un laboratorio de ensayos para estos productos fue el tema abordado por Rubén Cocca, vicepresidente de CADIEEL y secretario de ADIMRA quien detalló los adelantos que en esta materia se están llevando adelante en el Centro Tecnológico que ADIMRA lleva adelante en Florencio Varela junto a las universidades nacionales Jaueretche de esa ciudad y la de San Martín y que permitirá trabajar en el campo de la certificación de la compatibilidad electromagnética y la seguridad funcional en productos electrónicos.

Por su parte, Claudio Verrastro, de la Comisión Nacional de Energía Atómica y especialista en el desarrollo de radioisótopos para la medicina nuclear recalcó la importancia de derramar en la industria las experiencias de estos organismos.

En tanto, el titular de Relaciones Institucionales de CADIEEL y uno de los impulsores del Proyecto CIAA consideró que este tipo de encuentros son la puesta en acción concreta del ‘Triángulo de Sábato’ en el que articulan el sistema académico, el Estado y las empresas. Al respecto ponderó el rol de las cámaras empresarias como ámbito que permite insertarse en este esquema a las Pymes que muchas veces tienen la flexibilidad organizacional para innovar pero no la escala para relacionarse con los otros actores.

“El Proyecto CIAA –ejemplificó- nos posibilitó visibilizar ante gran cantidad de organismos y actores sociales una industria electrónica que existía pero que estaba dispersa y diluida, agruparnos en torno a un proyecto nos dio una entidad que hoy nos permite encarar un proyecto como este que conlleva la que para CADIEEL debe ser la verdadera sustitución de importaciones: la innovación que agrega valor”, detalló.

Finalmente, el coordinador general del Proyecto CIAA y titular de la Asociación Civil de Sistemas Embebidos (ACSE), Ariel Lutenberg delineó y puso a consideración algunas líneas de trabajo para comenzar a plasmar este nuevo desafío.

En ese sentido, recordó que el Proyecto CIAA es “más que el diseño y fabricación de placas sino que es un proyecto disruptivo y revolucionario de trabajo colaborativo y en red” que permitió “construir un ecosistema” que permitirá articular esta nueva experiencia en materia de seguridad funcional para lo que propuso comenzar a desarrollar dos proyectos: uno para certificar en SIL 1 y otro en SIL 4, es decir el nivel más alto de seguridad funcional.
(+) información: institucionales@cadieel.org.ar

Las noticias reproducidas aquí no representan necesariamente la opinión de CADIEEL. Se trata de un servicio que releva, reproduce y difunde las noticias más relevantes referidas a la actividad económica y el ámbito industrial.