Guía de aplicación de la Ley de Compre Trabajo Argentino

Una guía para difundir entre las industrias nacionales los beneficios y derechos que les otorga esta herramienta vital para el desarrollo argentino y por cuya aplicación integral debemos trabajar.

Buenos Aires 2013

Del 5 al 9 de noviembre de 2013 en La Rural. Decimotercera Bienal Internacional de la Industria Eléctrica, Electrónica y Luminotécnica.

BIEL light+building 2011

Resumen de la edición 2011 de la muestra electro-electrónica y luminotécnica más importante de América Latina.

Salones para eventos corporativos

CADIEEL le ofrece el mejor ámbito para el desarrollo exitoso de los eventos de su empresa
La renovación y adaptación de las instalaciones de baja tensión y garantizar que los productos y artefactos eláctricos sean seguros es un compromiso de CADIEEL con la comunidad.
Multiplicar el empleo y las exportaciones e incentivar la investigación y la innovación son algunas de las ventajas de este proyecto de ley.

'Compre Nacional': ¿qué significa?

El Compre Nacional, mejor llamado Compre Trabajo Argentino, es una ley, la 25.551, que establece normas para priorizar a la industria nacional en las compras que realizan el Estado Nacional y los concesionarios, licenciatarios y permisionarios de servicios públicos, empresas a las que el Estado les delegó, entre otras, prestaciones de telecomunicaciones y distribución de energía.

Esta obligación por parte de esas empresas es algo muy razonable, desde el momento en que éstas usan recursos intangibles del Estado, como las licencias y concesiones que les otorgaron con exclusividad para explotar determinados servicios.

El espíritu de esta ley indica que al usarse recursos del Estado, o sea de toda la comunidad, los organismos contratantes deben facilitar la compra de productos de industria nacional teniéndolos en cuenta al momento de gestar sus proyectos, siempre que estos cumplan con las especificaciones técnicas necesarias y su precio sea comparable al de un producto importado equivalente.

Es decir, contrariamente a lo que se suele alegarse para descalificarla, que esta ley no promueve la compra de productos más caros o que no satisfagan los stándares internacionales de calidad, condición que, por otra parte, la industria nacional ha debido satisfacer para competir en el mercado internacional de alta tecnología, como lo está haciendo.


También es importante aclarar que la ley establece que para que un producto califique como de industria nacional, debe tener como mínimo el 60% de integración, nacional. Así se promueven sólo productos que tengan alto valor agregado nacional, y no simples ensambles de partes importadas.

Por su filosofía, el Compre Nacional constituye una herramienta con plena vigencia para impulsar la reindustrialización del país. Su vigencia se demuestra por el hecho de que existen leyes existen en países como EE.UU.; por las preferencias que otorgan a sus industrias Canadá, Japón y México; y los ejemplos de Italia Y Brasil, donde el privilegio a la industria nacional está contemplada en sus constituciones nacionales.

Un estudio elaborado por la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA)  establece que si se sustituye el 50 % de las importaciones que realiza el Estado con compras a la industria nacional, se generarían mínimamente 208.000 nuevos puestos de trabajo genuinos. En cambio, cuando se compran productos industriales en el extranjero, sin reciprocidad, se subsidia a la industria foránea con recursos del pueblo argentino.


Otro efecto notable es que la sinergia propia del Compre Trabajo Argentino permite incrementar la recaudación impositiva. Una estimación conservadora permite estimar que si el porcentaje de sustitución de importaciones es del 50 por ciento, la recaudación extra sería del orden de los 875 millones de dólares anuales a los que deberían agregarse lo que recauden por su lado las provincias y municipios, y las reducciones que se producirían sobre los subsidios por desocupación y otros gastos asistenciales.


Lamentablemente, mientras que los organismos del Estado cumplen habitualmente con el Compre Nacional, muchos de los concesionarios de servicios públicos no lo hacen y recurren a diversos artilugios para incumplir la ley. Es frecuente que se pretenda contratar sin la debida transparencia y publicidad, o que no contemplen en sus proyectos las diversas posibilidades de provisión que ofrece la industria nacional.

Esa falta de vocación por cumplir con la ley tiene consecuencias importantes sobre toda la sociedad, porque el desarrollo del país no se evidencia sólo en la acumulación de capital físico, sino - y esto es lo más importante - en los conocimientos, experiencias; creatividad y capacidad de decisión de sus profesionales y técnicos.

Ese es un capital intangible que no se puede importar y que debe formarse localmente dedicando muchos años de esfuerzos. Recursos humanos que son la base imprescindible para lograr el grado de autonomía tecnológica nacional que la Argentina necesita para mejorar su balance entre importaciones y exportaciones industriales. En un mundo gobernado por la ciencia y la tecnología, el grado de dependencia de un país no se manifiesta sólo en sus problemas económicos, sino también en el hecho de permitir que sean otros quienes determinen sus necesidades y prioridades.

Es por eso que consideramos tan importante difundir la Ley de Compre Trabajo Argentino y su espíritu. Aunque el simple ciudadano o la empresa no se encuentre alcanzada por esta ley, sería deseable y altamente positivo que la idea de comprar nacional, es decir elegir voluntariamente productos de industria argentina, fructificase, como sucede en otros países, donde sus habitantes son conscientes de lo que eso significa cuando se habla de crear puestos de trabajo, mejorar la calidad de vida, crear condiciones para que los jóvenes no se vean forzados a emigrar y preservar la necesaria cuota de autonomía tecnológica nacional que requiere todo país.